domingo, julio 08, 2018

Sardina ahumada / brevas / mascarpone / sal de cabernet / sablé salada

He elaborado una base crujiente de sablé salada  para este bocado que combina las brevas, o higos, con las sardina ahumada. Para darle un poco de cremosidad le he añadido una quenelle de queso mascarpone, con una pizca de sal de vino tinto. Un aperitivo fácil de realizar, de marcados contrates, ideal para empezar a abrir el apetito


Ingredientes, para 8 tartajeas


  • 200 g de harina
  • 100 g de mantequilla fría
  • ½ cucharadita de sal
  • un huevo
  • una cucharadita de agua helada
  • 4 brevas (o  higos)
  • 4 lomos de sardina ahumada
  • 100 g de queso mascarpone
  • aceite de oliva
  • sal de cabernet sauvignon (o escamas de sal)
  • piel de lima rallada (opcional)


Elaboración

Mezclamos la harina con la mantequilla fría cortada en pequeños cubitos, con la “pala” de la KichenAid o robot de cocina ( o con las manos), hasta obtener una mezcla con la textura parecida a la del pan rallado. Añadimos  la sal y un huevo batido, junto con una cucharadita de agua helada. Obtendremos una masa manejable con las manos.
Envolvemos la masa en papel film y la colocamos en el frigoríficos durante 1 hora.
Transcurrido el tiempo retiramos el papel film y estiramos la masa. Para ello colocamos la masa entre dos papeles sulfurizados y con ayuda de con un rollo pastelero, vamos estirando la masa  hasta obtener un grosor fino,  de unos de 1-2mm.
Con ayuda de un troquelador  de aluminio cortamos los 8 círculos.
Precalentamos el horno a 200º, introducimos los 8 círculos de masa sablé en una bandeja forrada con papel sulfurizado. Ponemos otra hoja de papel sulfurizado encima de nuestros círculos de masa y colocamos una bandeja pesada sobre la misma, para que la masa no suba en el horno. Horneamos 15 minutos. Extraemos del horno y dejamos enfriar en una rejilla.
Lavamos las brevas y las cortamos lo más finas posible, evitando que se rompa. Reservamos
Cortamos las sardinas ahumadas en finas lascas. Reservamos.
Montamos el aperitivo, para ello disponemos la masa sablé y sobre ésta capas alternas de brevas y sardina ahumada. Con ayuda de dos cucharitas formamos quenelles de mascarpone, y ponemos una en cada una. Espolvoreamos con una pizca de sal de vino sobre el mascarpone y un hilo de aceite de oliva sobre el resto.
opcionalmente, podemos rallar con un microplane un poco de piel de lima, el punto cítrico le va muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario