viernes, 24 de junio de 2011

Sopa fría de ciruelas y tomate con bombón helado de ricotta.



Sábado caluroso, piel reseca por el sol y  el agua del mar, divino verano!!!
He preparado una refrescante sopa fría de tomate a la que he añadido unas ciruelas de temporada que le restan acidez al tomate y le aportar un dulzor especial; y para dar más frescor a este plato he realizado un bombón de queso ricotta, muy aromático, gracias a la pimienta rosa y a la albahaca. Un plato muy colorido, rico y refrescante.

Ingredientes (para 4 personas):
-8 tomates maduros.
-4 ciruelas moradas.
-una pizca de sal.
-aceite de oliva extra virgen.
-200 gr de queso ricotta.
-unas hojas de albahaca.
-unos granos de pimienta rosa.
-para decorar, unas hojas de menta y sal de Hawai.
























Elaboración:
Pelamos y troceamos los tomates y las ciruelas,  trituramos con un minipimer junto con la sal. Reservamos en el frigorífico.
Para hacer los bombones helados de ricotta, debemos picar la albahaca y añadirla al queso ricotta junto con unos granos de pimienta rosa y sal, mezclamos bien con ayuda de un tenedor y rellenamos, con esta mezcla, unos moldes de silicona con forma semiesférica. Introducimos en el congelador un mínimo de dos horas.
En el momento de servir, en el fondo del plato disponemos el bombón de queso ricotta y alrededor  echamos la sopa de tomate y ciruela.
Regamos con un  hilo de aceite de oliva y si queremos darle un poco de color a la presentación  podemos decorar con unas hojas de menta y sal de Hawai.


jueves, 16 de junio de 2011

Mi colaboración en la revista Whole Kitchen Magazine

Fue una gran sorpresa para mi que  Trotamundos se pusiera en contacto conmigo para  pedirme que colaborara con la Revista de Whole Kitchen del mes de junio;  en ese mismo instante me puse a pensar qué podía elaborar  y finalmente me decidí por  un  primer plato fresco y lleno de contrastes: un ajoblanco de manzana acompañado por un crujiente de remolacha; y como postre opté  por hacer unos pastelitos en los que son protagonistas  la fruta y el color: unos pastelitos individuales de arándanos, lemond curd de fruta de la pasión y una teja de chocolete y frambuesa.
Jamás imaginé que una receta mía fuera publicada en una revista, y la verdad es que me ha hecho muchísima ilusión, gracias por contar conmigo a ambas editoras de tan magnífico magazine!
Os muestro los platos que he confeccionado y os remito a la revista para que podáis leer la receta.

Ajoblanco de manzana con crujiente de remolacha:























Pastelitos de arándanos y lemon curd de fruta de la pasión con teja de chocolate y frambuesa:

 


*Podéis pinchar sobre la revista para visualizarala y leer las recetas.

jueves, 9 de junio de 2011

Lubina con salsa de manzana y cava aromatizada con aceite de vainilla.




Tras unos días alejada de internet  y de la cocina vuelvo con nuevos contrastes, en este caso una deliciosa lubina acompañada  con una salsa de manzana y cava junto a un aromático aceite de vainilla. Es una combinación muy sutil, sin duda destacaría la buena sintonía entre la lubina y la vainilla, es ideal.



Ingredientes:
-filetes de lubina cortados en piezas individuales.
-sal.
-aceite oliva.
-unos granos de pimienta rosa.
-sal maldon.
Para la salsa de manzana y cava:
-3 manzanas Granny Smith.
-10 cl de cava
-20 cl de aceite de oliva.
-1,2 gr de agar-agar.
Para el aceite de vainilla:
-1 vaina de vainilla.
-aceite de girasol.


Elaboración:
Para el aceite de vainilla tan sólo debemos extraer  las semillas de la vaina de la vainilla (ayudándonos de un cuchillo rascamos la parte interna de la vaina) y las introducimos en un pequeño cuenco con el aceite de girasol, lo dejamos macerar durante unas horas.
Para la sala de manzana y cava, lavamos y cortamos las manzanas y las pasamos por la licuadora. Disponemos el jugo obtenido de la manzana en un cazo que llevaremos a ebullición junto con el agar-agar.  Dejamos endurecer la mezcla y procedemos a triturar con ayuda de un minipimer, emulsionando la mezcla con el aceite de oliva y el cava, hasta obtener una salsa homogénea,  le damos un punto de sal y reservamos.
Salamos la lubina, la marcamos en una sartén bien caliente  con una gota de aceite.
Para montar el plato  depositamos un poco de sala de manzana y cava en el plato, sobre ésta disponemos la lubina y regamos con un hilo de aceite de vainilla. Decoramos el plato con unos granos de pimienta rosa, unos daditos de manzana y unas escamas de sal maldon.



* si no tenemos licuadora podemos rallar la manzana y hervirla junto con el agar-agar y un poco de agua, y seguimos con la misma elaboración que la indicada para la salsa de manzana y cava, si bien deberemos finalizar la salsa pasándola por el chino. No nos quedará igual, pero es una opción a tener en cuenta.
* Basada en una creación de Joan Roca