domingo, octubre 31, 2010

Mini Pizza de Vainilla y Camembert



La pizza, hecha de forma artesanal, es uno de los muchos placeres culinarios que Italia nos ha regalado. Me encanta mezclar la harina con el agua hasta obtener una masa elástica, verla crecer con la ayuda de la levadura y finalmente hornearla.
Siempre he pensado que la felicidad está en las cosas simples, y creo que este principio rige también en la cocina : con ingredientes sencillos se pueden conseguir grandes resultados, para mi la pizza es uno de ellos.
En este caso he preparado una pizza con queso camembert y cebolla, aderezada con semillas de vainilla y pimienta rosa; la he hecho en versión mini pensada para ser un aperitivo dado el gusto peculiar que tiene, y que marida a la perfección con una buena copa de vino blanco.

Ingredientes:
-300 gr de harina de fuerza.
-200 ml de agua templada.
-10 gr de levadura fresca
-una cucharadita de sal.
-una vaina de vainilla
-queso camembert
-pimienta rosa.
-1/4 cebolla.

Elaboración:
Mezclar la harina con la sal y ponerla sobre la encimera en forma de volcán, haciendo un pequeño agujero en el centro.
En un vaso con el agua templada diluimos la levadura fresca y agregamos esta mezcla a la harina, echando el líquido en el centro del cono del volcán que hemos hecho con la harina. Amasamos poco a poco desde el centro hacia fuera, hemos de conseguir una masa que no se pegue a las manos, y que sea elástica, para ello, si hacemos este proceso a mano, deberemos amasar durante unos 10 minutos.
Cuando la masa esté elástica, la tapamos con un paño y la dejamos levar durante 1 hora. Transcurrido este tiempo, podremos comprobar que la masa ha doblado casi su volumen. Dividimos la masa en pequeñas porciones, y con ayuda de un rodillo las estiramos un poco, dándole forma redondeada.
Cortamos en pequeños cuadraditos la cebolla, la salamos y ponemos sobre la masa de pizza y regamos con unas gotas de aceite de oliva.
Preparamos la bandeja que irá al horno y la enharinamos, para evitar que se nos pegue la masa.
Ponemos las bases de mini pizza en la bandeja y, con el horno precalentado a 180º, las horneamos durante 12 minutos.
Sacamos la bandeja del horno y añadimos a las pizzas unos rectángulos de queso camembert (previamente debemos retirar la corteza) y sobre el queso ponemos unas granos de pimienta rosa y una pizca de semillas de la vaina de una vainilla.
Volveremos a introducir en el horno durante 5 minutos.



domingo, octubre 24, 2010

Cupcake de maracuyá, con lemon curd y merengue de 7 minutos.





Me hace especial ilusión hacer esta entrada en el blog, porque es la primera receta que hago con mi KitchenAid recién estrenada, que brilla roja en la esquina más vistosa de la cocina.
Éste cupcake lo aprendí a hacer en el local Fabulous Baking Co, de Barcelona, uno de los templos de los cupcakes de la Cuidad Condal; se trata de un pastelito relleno de lemon curd y maracuyá que está culminado por un fantástico merengue de vainilla que se hace exactamente en 7 minutos, de ahí el nombre que recibe.
Debo decir que el proceso de hacer estos cupcakes me ha llevado un par de horas, así que si os animáis a hacerlo, no tengáis prisa y pensad que el resultado os sorprenderá gratamente.
En este caso, dividiré la explicación en tres fases diferenciadas, primero elaboraré el Lemon Curd (crema de limón), en segundo lugar el merengue y para finalizar la masa del cupcake.

Lemon Curd:

Ingredientes:
-½ taza de azúcar.
-la ralladura de 1 limón y ½
-2 huevos medianos.
-2 yemas de huevos medianos.
-1/2 taza de zumo de limón.
-70 gr de mantequilla cortada a dados y a temperatura ambiente.

Elaboración:
El lemon Curd se hace al baño maría, para ello necesitaremos calentar un cazo con agua y dentro de éste dispondremos otro recipiente más pequeño donde se preparará el lemon curd.
Cogemos el recipiente pequeño y ponemos el azúcar, la ralladura de la piel del limón, los huevos y las yemas. Ponemos este recipiente dentro del otro recipiente al baño marina y removemos hasta que se disuelva el azúcar, llegado este punto añadimos, poco a poco, el zumo del limón y continuamos mezclando con unas varillas, de forma enérgica y sin dejar de mover la mezcla. Cuando notemos que la mezcla empieza a espesar ( a temperatura aprox. de 70º) añadimos la mantequilla, en pequeñas porciones hasta que se vaya integrando en la crema. Todo el proceso debe hacerse sin dejar de mezclar con las varillas.
Procedemos a colar la crema y la ponemos en un bowl que esté bien frío, así perderá calor rápidamente (para ello podemos poner este bowl 10 minutos antes en el congelador). Tapamos con un film de tal forma que el film toque la superficie de la crema, así evitaremos que forme una costra. Guardamos en el frigorífico hasta el momento oportuno.


Merengue de 7 minutos:
Ingredientes:
-¾ partes de una taza de azúcar.
-3 claras de huevos medianos.
-1/2 cucharada de extracto de vainilla natural.
Elaboración:
En un cazo a temperatura media vertemos el azúcar y las claras, mezclamos con unas varillas, y seguimos moviendo la mezcla hasta que coja la temperatura de 80º (sino tenemos un termómetro, calculamos unos 2 minutos a fuego medio-bajo, teniendo mucho cuidado que no coja mucha temperatura porque se nos cocerían las claras), alcanzado este punto estamos un par de minutos batiendo con las varillas y retiraremos el fuego.
En un bowl y con ayuda de la KitchenAid (o un batidor eléctrico) a máxima velocidad se monta la mezcla anterior, a punto de nieve, agregando el extracto de vainilla a mitad proceso.

Cupcake de maracuyá:
Ingredientes:
-1 taza y ½ de harina.
-125 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
-1 taza de azúcar.
-2 huevos medianos.
-la ralladura de la piel de un limón.
- 4 frutos de maracuyá.
-1/2 taza de leche.
-1 cucharadita de levadura Royal.
- ¼ de cucharadita de sal.
Elaboración:
Precalentar el horno a 180º. Preparar en un molde para magdalenas, las cápsulas de papel y reservar.
En un bowl mediano mezclamos la harina, la levadura y la sal. Reservamos.
En el bowl de la KitchenAid (o el bowl de una batidora eléctrica) podemos la mantequilla y empezamos a mezclar hasta que la mantequilla quede suave; añadimos el azúcar poco a poco y seguimos mezclando con la batidora hasta obtener una mezcla esponjosa. Batimos 3 minutos. Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien hasta que queden totalmente integrados en la mezcla. Añadimos la ralladura de la piel del limón y la pulpa de 2 frutos de la pasión.
Ahora añadiremos la mezcla de harina, en tres fases, e iremos introduciendo de forma alterna la leche, también en tres fases. Cada vez que se añade leche o harina, mezclamos bien hasta que todos los ingredientes se hayan incorporado.
Vertimos la mezcla en las cápsulas de papel, ¾ partes de su capacidad.
Horneamos 25 minutos a 180º.

Montaje final del cupcake:
Sacamos del horno los cupcakes, los dejamos enfriar.
Sacamos del frigorífico el Lemon curd y le añadimos la pulpa de dos maracuyá.
Cuando se hayan enfriado los cupcakes, con ayuda de un cuchillo o una cucharita, hacemos un agujero en el centro del cupcake, en éste agujero introducimos el lemon curd que hemos mezclado con el maracuyá.
Cogemos el merengue y lo introducimos en una manga pastelera, y cubrimos el cupcake con el merengue.
Se puede tomar el cupcake sin tostar el merengue en el horno porque ya hemos calentado las claras con anterioridad y su textura es ideal, o bien, si lo preferimos podemos poner un par de minutos en el gratinador del horno.
Os muestro ambas versiones, la que encabeza esta entrada es sin hornear y a continuación os muestro la gratinada.



viernes, octubre 22, 2010

Plum Cake de trufa, espárragos trigueros y Brie.



Finales de octubre, pleno otoño, y un plum cake sobre la mesa, la olor de este bizcocho salado se ha extendido más allá de la cocina, y ha impregnado el resto de la casa de un agradable aroma “de hogar”.
El Plum Cake salado es un plato ideal junto a una ensalada , y es tan versátil que puede contener ingredientes muy variados, tan sólo debemos dejar volar la imaginación et voilà.
En este caso he hecho un cake en el que el gusto predominante es el de los espárragos y el de la trufa. Para ello he utilizado una crema tartufata, elaborada con trufa y otras setas, que se puede adquirir en cualquier tienda de productos italianos, dado que en Italia es bastante común utilizarla.
Al paladar es un cake muy sabroso, y el queso le aporta el toque láctico y cremoso que creo necesitaba esta cake, visualmente es muy colorido y atractivo a la vista.

Ingredientes:
-50gr de queso Brie.
-8 espárragos trigueros.
-2 cucharadas de crema tartufata (de trufa).
-3 huevos medianos.
-130 gr. de harina.
-2 cucharadas de leche.
-1 cucharada de aceite de oliva.
-10 gr. de levadura Royal.
-sal.
-mantequilla.

Elaboración:
Untamos con mantequilla el molde, que irá al horno, para hacer el cake, así lo podremos desmoldar mejor.
Limpiamos los espárragos trigueros y cortamos en rodajas de 1 cm, desechando la parte dura de los mismos. Los sofreímos 4 minutos en una sartén con una pizca de sal y en cuanto cojan color, retiramos del fuego y escurrimos en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reservamos.
Cortamos el queso Brie en pequeños cuadraditos. Reservamos.
En un bowl batimos los huevos, añadimos en primer lugar el aceite y la leche , posteriormente vamos añadiendo la harina, poco a poco hasta que esté totalmente integrada; finalmente añadimos la levadura y la sal. Mezclamos enérgicamente todos los ingredientes, con unas varillas, hasta obtener una pasta fina.
Introducimos a la mezcla anterior, los espárragos y los trocitos de queso Brie.
En el molde de cake que irá al horno, ponemos la ½ de la mezcla elaborada y sobre ésta, formando una línea longitudinal, vamos poniendo la crema tartufata. Finalizamos el proceso cubriendo con el resto de la mezcla. Precalentamos el horno a 180º (calor arriba y abajo), y horneamos 30 minutos.
Sacamos del horno, dejamos enfriar 5 ó 10 minutos para poder desmoldar mejor y cortamos en rodajas gruesas.


domingo, octubre 10, 2010

Patata con vainilla de Tahití bajo solomillo trufado, teja de lavanda y pimienta rosa.


El aroma que ha desprendido la vainilla ha perfumado la cocina del exotismo de las islas de la Polinesia Francesa. Como en todas las recetas, la calidad de los ingredientes que utilicemos hará que el resultado final sea bueno u óptimo, y en este caso he utilizado las vainas de vainilla que compré en la isla de Taha´a, también llamada la "isla de la vainilla", por estar considerada ésta la mejor del mundo.
Sin duda alguna el elemento que destacaría en el presente plato es la patata a la vainilla, una idea original de Arzak, que he combinado con un solomillo de ternera con aceite de trufa, un plato de gusto elegante y aromático.

Ingredientes:
-1 patata.
-1 vaina de vainilla
-aceite de oliva (suave)
-sal
-solomillo de ternera.
-aceite de trufa.
-escamas de sal
-hilo de cocina
-spring roll o pasta brick
-lavanda comestible
-pimienta rosa

Elaboración:
En primer lugar podemos preparar la teja, para ello cortamos rectángulos de spring-roll, los pintamos con aceite y ponemos unos granos de pimienta rosa y lavanda. En el horno precalentado a 150º, introducimos las tejas durante un par de minutos. Reservamos
Pelamos la patata, la cortamos en rodajas de 1 cm y las salamos.
En un cazo ponemos el aceite de oliva al que añadiremos las semillas que contiene en su interior la vaina de vainilla (para ello rascaremos con un cuchillo el interior de la vaina). Cuando el aceite esté caliente, introducimos las rodajas de patata (que deberán quedar cubiertas del aceite con vainilla) y dejamos cocer a fuego medio-bajo durante 10 minutos, dándoles la vuelta para que se doren por ambos lados. Retiramos la cazuela del fuego, la cubrimos con papel de aluminio e introducir en el horno a 150º unos 15 minutos para que acaben de hacerse las patatas y queden absolutamente tiernas.
Con la ayuda de un hilo de cocina atamos los medallones de solomillo de ternera para que nos queden con una forma redonda y firme, salamos. En una plancha, ponemos un poco de aceite de oliva y marcamos el solomillo de ternera, un par de minutos por lado. Sacamos los solomillos de la plancha, cortamos el cordel y los pintamos, ayudándonos de un pincel de uso culinario, con aceite de trufa.
Montamos el plato, para ello podemos en la base una patata avainillada, sobre ésta disponemos el solomillo de ternera, unas escamas de sal y cubrimos con la teja de lavanda y pimienta rosa.

domingo, octubre 03, 2010

Tartar de atún con kétchup de frambuesa y arroz verde vietnamita.


Días aparentemente nublados tras los que algunos rayos de sol potentes nos regalan su luz de otoño, días en los que empieza a apetecer entrar en la cocina y dibujar platos diferentes, llenos de color y gustos atrevidos.
Si bien el tartar de atún es una receta para aquellos a los que les gusta el pescado crudo, en este caso le he incorporado bonito curado que me han traído de tierras murcianas, y además de darle un sabor increíblemente intenso al plato, hace que no se note tanto la textura cruda del pescado.
Para darle un toque diferente y a la vez un contraste divertido he elaborado un Kétchup de frambuesas sobre el que he emplatado el tartar de atún y para culminarlo qué mejor que un crujiente de arroz verde vietnamita.
Este tipo de arroz lo podéis encontrar en tiendas asiáticas.

Ingredientes para el tartar:
-una rodaja gruesa de atún fresco.
-bonito curado.
-alcaparras.
-pepinillos en vinagre.
-1/4 de cebolleta tierna.
-olivas verdes.
-sal.
-2 cucharadas de aceite de oliva.
-2 cucharadas de salsa de soja.
-1 cucharada de jerez.
-pimienta.
-una yema de huevo.
-una cucharadita de mostaza.

Ingredientes para el Kétchup de frambuesa:
-15 frambuesas.
-2 cucharadas de vinagre de jerez.
-1 cucharada de azúcar.
-un pellizco de sal y pimienta.
-dos tomates confitados.
Decoración:
-Arroz verde vietnamita
Elaboración:
Para elaborar el tartar de atún:
Cortamos a cuchillo el atún fresco junto con un trozo de bonito curado, que no deberá superar ¼ parte del atún fresco. Lo picamos lo más pequeño posible, le damos el punto de sal y reservamos.
En un recipiente ponemos la yema de huevo, el aceite y la mostaza, removemos con un tenedor. Añadimos la soja, el jerez y la sal. Reservamos.
Picamos bien fino ¼ de cebolleta tierna, las olivas, las alcaparras y los pepinillos; añadimos al atún con el bonito y mezclamos bien hasta que se incorporen todos los ingredientes, junto con la salsa que hemos elaborado. Es conveniente no añadir toda la salsa, ya que puede ser excesiva, es mejor ir añadiendo poco a poco mientras mezclamos bien todos los ingredientes, el resultado ha de ser una mezcla consistente.
Para elaborar el Ketchup de frambuesa:
En primer lugar preparamos el tomate confitado, para ello en un recipiente que irá al horno, ponemos los tomates previamente pelados , los salamos y les ponemos un punto de azúcar y unas ramitas de tomillo fresco. Regamos con abundante aceite de oliva y los introducimos en el horno a 180º durante 80 minutos. Reservamos.
En una cazuela ponemos el vinagre de jerez junto al azúcar, las frambuesas y el tomate confitado a fuego medio durante 10 minutos, sin dejar de remover para que no se nos pegue. Trituramos y reservamos hasta la el momento de servir, a temperatura ambiente.

Tan sólo nos queda freír en abundante aceite caliente, unos granos de arroz verde vietnamita. En un minuto estará listo, si lo dejamos más rato se nos quemará y perderá su color verde. Sacamos el arroz verde con un colador y lo ponemos sobre un papel absorbente para que elimine el exceso de aceite.
Montamos el plato, para ello pintamos un plato con el Ketchup de frambuesa, sobre éste pondremos el tartar de atún (ayudándonos de un molde redondo) y sobre éste el arroz verde crujiente.