jueves, mayo 27, 2010

Cupcake de olivas negras, nevado de queso y tomate confitado con polvo de piñones.


Ahora que están tan de moda los cupckakes, aprovecho para presentaros uno de olivas negras, cuya receta me ha facilitado mi gran amiga Viky, una artista de la cocina que nos deleita siempre con sus sorprendentes platos.
Los he hecho en tamaño mini, para servirlo como aperitivo divertido antes de una cena informal.
Tomando como base estos cupcakes de olivas negras, que yo he acompañado de tomates confitados, queso y piñones tostados, podéis confeccionarlos con distintos gustos.

Ingredientes:
Cupcake (10 mini cupcakes)
-35gr de mantequilla.
-40gr de olivas negras
-5gr de levadura Royal
-1 huevo
-50gr de harina
-4gr de azúcar lustre
-una pizca de sal
Tomate confitado:
-2 tomates.
-1 cucharada de azúcar
-1 cucharada de sal
-aceite de oliva
-4 hojas de albahaca fresca
-una ramita de tomillo fresco
-25gr de piñones
-nata líquida
-queso tipo philadelphia
-pimienta

Elaboración:
En primer lugar preparamos el tomate confitado, para ello debemos pelar los tomates, los troceamos y disponemos en una bandeja que irá al horno. Les ponemos la sal, el azúcar y las hojas de albahaca fresca. Regamos con abundante aceite de oliva y los introducimos en el horno a 180º durante 40 minutos.
Los troceamos y reservamos.
En segundo lugar preparamos una mezcla con el queso y la nata líquida, le damos un punto de pimienta y reservamos.
Para preparar un polvo de piñones, lo único que debemos hacer es tostar en una sartén los piñones, y posteriormente picarlos en un mortero. Reservamos.
Para preparar los cupcakes: trituramos las olivas negras (sin hueso) con un túrmix y reservamos. En un bol batimos el huevo, añadimos la mantequilla (que debe estar textura pomada), la harina , la levadura, el azúcar lustre y una pizca de sal; por último incorporamos el puré de olivas negras.
Ponemos esta mezcla en una manga pastelera y rellenamos los moldes de mini magdalenas. Precalentamos el horno a 180º y las introducimos durante unos 10 minutos.
Sacamos los cupcakes de olivas negras del horno y dejamos a temperatura ambiente hasta que se enfríen.
Montamos el plato: sobre el cupcake de olivas, ponemos la mezcla de queso fresco y sobre éste ponemos pequeños trocitos del tomate confitado. Decoramos con polvo de piñones tostados y una ramita de tomillo fresco.

viernes, mayo 21, 2010

Tartar de cigalas y manzana con vinagreta de arándanos y crujiente de pan de gamba


Hoy os presento un tartar de cigalas, y os aseguro que el gusto de las cigalas crudas con la mezcla de una manzana ácida, Granny Smith, y la vinagreta de arándanos es deliciosa.
Le he dado muchas vueltas, pensado posibles maneras de acabar de darle un toque especial al tartar de cigalas y manzana, y al final se me ha ocurrido hacer una vinagreta con unos arándanos frescos que tenía en casa y ha resultado fantástico, pero todavía me faltaba algo, quería darle un toque crujiente, tenía varias opciones en mente, pero me he decantado por una que me ha parecido divertida: utilizar pan de gamba. Tenía en la despensa una caja de pan de gamba que compré en un supermercado asiático, que seguramente habréis visto cientos de veces, son una especie de pasta dura que al freírla se convierte en una corteza con gusto a gamba; pues bien el proceso ha consistido en romper en pequeños trozos esa masa para crear pequeñísimas cortezas que he depositado sobre el tartar.
Os lo explico detalladamente a continuación:

Ingredientes:
- 500Gr Cigalas (también podrían sustituirse por gambas)
-1 Manzana Granny Smith ( debe utilizarse este tipo de manzana por su particular acidez, si la sustituimos por otro tipo de manzana no obtendremos el mismo resultado)
-Limón.
-Aceite de oliva
-Sal maldon
-Vinagre de módena
-1/2 cebolleta tierna
-Arándanos
-Pan de gamba.

Elaboración:
*Para evitar el temido anisakis, yo he congelado previamente las cigalas frescas, para evitar éste parásito, dado que la cigala se tomará cruda.
Pelamos las cigalas y troceamos su carne con un cuchillo lo más fino posible. Aliñamos con unas gotas de limón, aceite de oliva y sal maldon. Añadimos la cebolleta tierna picada muy fina y reservamos.
Pelamos y cortamos en pequeños dados la manzana Granny Smith y añadimos unas gotas de limón. Reservamos.
Para preparar la vinagreta de arándanos, tan sólo debemos picar finamente los arándanos, a los que añadimos el aceite, el vinagre de módena y una pizca de sal, con un tenedor batimos la mezcla y reservamos.
Tan sólo nos queda el crujiente de pan de gamba: Picamos en un mortero las cortezas (sin freir, tal cual nos viene en el paquete) y así obtenemos pequeñitos pedazos que freiremos en abundante aceite apenas un minuto. Con la ayuda de un colador sacamos las mini cortezas y las ponemos sobre papel absorbente para evitar el exceso de aceite. Reservamos.
Para montar el plato utilizaremos un molde redondo en el que introduciremos en primer lugar la manzana, y sobre ésta capa ponemos la mezcla de las cigalas. Aliñamos con la vinagreta de arándanos y finalmente, justo en el momento de servir, ponemos los crujientes de pan de gambas en la cúpula del tratar, desmoldamos.

viernes, mayo 14, 2010

Cous cous de mango, menta, olivas negras y polvo de kikos.


Una vez más me he inclinado por presentar un Cous-Cous frío, pero esta vez lo acompañado con mango, olivas negras, menta y un toque de polvo de kikos, que le da un gusto muy peculiar.
Los kikos, el maíz tostado o frito ligeramente salado, que tantas veces hemos consumido cuando éramos pequeños, junto con las pipas, es uno de esos ingredientes que en la cocina me gusta utilizar por el sabor tan potente que tienen, os invito a probarlo.

Ingredientes:
-Cous-cous.
-Agua.
-Sal.
-Aceite de oliva.
-Limón.
-Menta.
-Mango.
-Olivas negras.
-Kikos.

Elaboración:
Para preparar el cous cous, ponemos la misma proporción de sémola de trigo que de agua hirviendo (previamente salada) y dejamos tapado durante 5 minutos hasta que la sémola se hinche totalmente. Acto seguido añadimos una cucharada de aceite y removemos con una espátula de madera hasta conseguir que los granitos de sémola estén completamente separados. Disponemos el cous cous en una bandeja, tapamos con papel film y guardamos en el frigorífico hasta el momento de consumirlo (debe estar frío).
Pelamos y cortamos en pequeños daditos el mango fresco, asimismo cortamos las olivas negras y la menta fresca en juliana.
Añadimos estos ingredientes al cous cous y removemos bien, añadimos un poco de sal, regamos con el aceite de oliva y aliñamos con ½ de limón exprimido. Volvemos a remover para que queden todos los ingredientes bien incorporados.
Justo en el momento de servir este cous cous frío, espolvoreamos con polvo de kikos (obtendremos el polvo picando los kikos en una picadora o en un molinillo).

miércoles, mayo 05, 2010

Ajoblanco de coco con bonito curado y lavanda


Hoy os presento un ajoblanco de coco, una verdadera delicia de sabores contrapuestos. La base, un ajoblanco, a la que añado pulpa de coco, y lo emparejo con bonito curado en sal, os aseguro que el contraste es espectacular.
Lo he presentado en forma de aperitivo en cuchara, si bien podríamos tomarlo en copa con textura líquida omitiendo la gelatina.

Ingredientes:
-100 gr de almendra cruda
-75 gr de pulpa de coco
-½ ajo
-¼ de agua
-dos cucharadas de aceite
-dos cucharadas vinagre de jerez
-sal
-un trozo de pan
-2 hojas de gelatina
-bonito curado en sal
-lavanda y pimienta rosa

Elaboración:
Para elaborar el ajoblanco de coco, trituramos con el túrmix las almendras crudas y peladas, junto con ½ ajo, el pan y el agua. Añadimos el aceite, el vinagre y la sal y seguimos montando con el túrmix. Añadimos la pulpa de coco (que podemos comprar envasada en establecimientos asiáticos, se trata de una pasta bastante densa que contienen pulpa de coco 100%, sino tenemos posibilidad de encontrar pulpa de coco, podemos utilizar leche de coco, pero en este caso habrá que añadir más sal dado que la leche de coco normalmente lleva azúcar añadida, en vez la pulpa de coco no).
Por otro lado hidratamos las hojas de gelatina en agua ( 4minutos) , escurrimos y las ponemos junto con un poco de ajoblanco de coco al fuego lento para que se disuelva la gelatina, apenas un minuto. Añadimos a la mezcla del ajoblanco y coco que tenemos a temperatura ambiente. Volvemos a emulsionar con el túrmix y pasamos por el chino .
Rellenamos con la mezcla anterior unos moldes pequeños de silicona y ponemos en el congelador, porque para desmoldarlo tiene que estar congelado.
El bonito que he utilizado es muy típico consumirlo en Murcia, de donde me lo han traído, y se trata de un bonito que ha sido curado en sal, por tanto es crudo y salado, de un gusto exquisito. Procedemos a cortado en láminas muy finas.
Para montar este aperitivo, desmoldamos el ajoblanco de coco (congelado), lo dejamos a temperatura ambiente 15 minutos y ya lo depositamos en una cuchara de servir, sobre el que ponemos el bonito, decoramos con unas flores de lavanda y un grano de pimienta rosa , que le darán color y aroma a este bocado.