domingo, febrero 28, 2010

Granizado de menta y espuma de coco sobre fondo de fruta de la pasión.


Aromas que nos transportan a los pueblos del caribe, la fuerza exótica del jugo de la fruta de la pasión, la dulzura de la pulpa del coco y la refrescante menta que atempera los cálidos días. Éste es un postre refrescante a la vez que dulce, que nos hace soñar con las fechas veraniegas que tanto esperamos.

Ingredientes:
-50 gr de coco rallado
Para la espuma de coco
-150 ml de coulis de coco (sino la encontráis yo lo sustituiría por leche de coco).
-150 ml de nata líquida.
-25 gr de azúcar.
Para la crema de fruta de la pasión.
-125 ml de coulis de fruta de la pasión.
-3 yemas de huevo.
-1/4 litro de leche
-125 gr de azúcar
-1 hoja de gelatina
Para el granizado de menta
-1 ramillete de menta fresca
-250 ml de agua
-50 gr de azúcar
-1 hoja de gelatina
-10 ml de licor Peppermint.

Elaboración.
Primero hacemos al granizado de menta: para ello debemos escaldar las hojas de menta, las hervimos en agua 1 minuto y luego las sacamos y las refrescamos con agua y hielo para que potencien su color verde. Trituramos la menta con el agua. Colamos, y el líquido resultante lo podemos a calentar y le añadimos el azúcar hasta que se disuelva y el Pippermint. Añadimos la gelatina (previamente remojada en agua 4 minutos y escurrida), y disponemos esta mezcla en un recipiente que irá al congelador por un mínimo de 4 horas. Cada hora podemos sacar la bandeja del congelador y rascar con un tenedor para que vaya adquiriendo la consistencia de un granizado.
En segundo lugar preparamos la espuma de coco: calentamos en un cazo el coulis de coco, añadimos la nata líquida y el azúcar hasta que se disuelva. Retiramos, colamos e introducimos en el sifón con dos cargas. Tiene que estar en nevera 3 horas.
En tercer lugar preparamos la crema de fruta de la pasión: mezclamos las yemas con el azúcar y añadimos a la leche, que debe estar en ebullición. Para hacer la crema tenemos que mezclar, con unas barrillas, sin detenernos hasta que adquiera consistencia. Una vez adquiera la consistencia deseada, introducimos la hoja de gelatina (previamente remojada y escurrida) y ya podemos introducir en la nevera durante un par de horas.
Por último tostamos en el horno el coco rallado durante dos o tres minutos, hasta que se dore un poquito, y reservamos.
Montamos el plato: en la base ponemos la crema de fruta de la pasión, sobre ésta aplicamos el sifón para obtener la espuma de coco, y para finalizar ponemos en el centro una cucharada de granizado de menta. Espolvoreamos con el coco tostado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario